La oportunidad y el tiempo

Una de las cosas comunes que aprendemos a lo largo de nuestras vidas es sin duda que las cosas se dan en el tiempo apropiado, es decir en el común de los casos los niños/as nacen tras nueve meses de gestación y hasta el momento no hay poder humano que logre reducir esos tiempos a nivel global para todas y cada una de las mujeres embarazada, aun cuando haya la voluntad y disposición de hacerlo, por ahora es imposible hacerlo.

Más o menos lo mismo sucede con los negocios, de hecho no conozco un negocio que –funcionando dentro de los marcos legales – logre ganancias en muy corto tiempo y aquí es en donde ingresa una nueva variante que marca el ritmo de los mercados a nivel mundial.

La oportunidad.

Esa es una de las variables del mercado que muy pocos emprendedores toman en serio el momento de iniciar sus procesos como empresa. El emprendimiento común en cualquier parte del mundo se basa en procesos que a otros emprendedores resultaron exitosos en pasado –reciente o no— y en donde la creatividad del nuevo emprendedor se queda en buscar las fallas/huecos del proceso anterior para mejorarlo y “parcharlo” buscando comercializarlo en el futuro como una mejora al mismo grupo de usuarios que ya conocían el antiguo proceso.

En ese sentido, la oportunidad en un emprendimiento existe pero no es aplicada de la manera idónea debido a que se convierte en un proyecto/producto parasito de uno anterior por lo general más grande.

La búsqueda y creación de oportunidades.

Con el pasar de los años me fui dando cuenta que las oportunidades no se basan en encontrar los defectos de otros –no siempre al menos–. Y, es que todos los mercados ofrecen oportunidades que no han sido explotadas porque el común del emprendedor que se pasa el tiempo buscando en los mismos lugares. Sin embargo por otro lado, existe un grupo de emprendedores bastante más pequeño que se esfuerzan en buscar/crear esas oportunidades a medida de sus necesidades y conocimientos.

Y ¿Cómo crear una oportunidad?

La forma más sencilla de realizar esta tarea es conocerse a sí mismo. Así es mi querido amigo emprendedor, mírese a un espejo durante algunos minutos cada día, analice el detalle de su rostro y manos para luego ver sus comportamientos. En la medida que aprendamos a reconocernos descubriremos que hay cientos de necesidades insatisfechas en nuestras propias vidas y lo más interesante es que estas resultan comunes a miles/millones de personas en el mundo.

Imagine en todo el planeta tierra un número de 1’000.000 de personas que al igual que usted no ha logrado satisfacer una necesidad especifica en 20 o 30 años y un día llega ese alguien que lo soluciona por usted, ¿no le compraría sin pensarlo mucho su producto/servicio?

La oportunidad de satisfacer mi necesidad en el tiempo adecuado.

Así es como se complementa el tiempo y la oportunidad en un emprendimiento tomando como base mis necesidades que son comunes al resto de la humanidad y solucionándolas en una ventana temporal que permitirá conocer más a fondo el problema que se resuelve con mi producto/servicio.

Acerca de Juan Fernando Pacheco

Soy Juan Fernando Pacheco, un ser apasionado por la tecnología, música, comunicación, fotografía y política. Mi día a día se desenvuelve como PL en PlusProjects y gusto mucho de conversar con mis amigos sobre emprendimientos, diseño y SEO. Al día de hoy tengo 12 años metido en el mundo del blogging, las redes sociales y el diseño web.